lunes, 20 de octubre de 2014

Reseña bibliográfica: Pilet y Cross (2014)

The Selection of Political Party Leaders in Contemporary Parliamentary Democracies. A comparative study
Jean-Benoit Pilet y William P. Cross (Eds.).Editorial: Routledge, 2014.

Reseña originalmente publicada en Más Poder Local. Edición nº 21

Esta monografía recientemente publicada probablemente se convertirá en una lectura indispensable para los estudios modernos sobre funcionamiento de los partidos políticos, estando centrada en algo tan vital para el sistema político como es la selección de los líderes de los partidos, que son en su mayoría los futuros dirigentes del gobierno y de los grupos parlamentarios. Abarcando las democracias parlamentarias de Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Alemania, Hungría, Israel, Italia, Portugal, Rumanía, España, Noruega y el Reino Unido, este estudio en el que participan veintisiete autores de veintidós universidades distintas y se analizan alrededor de novecientos casos desde 1965 hasta 2012, ofrece una visión global de los variados procesos de selección de líderes de los partidos en dichos sistemas parlamentarios. La decisión de excluir las democracias presidencialistas del estudio se debe a que en estas el liderazgo formal del partido no coincide con el rol crucial, que es el de candidato a la presidencia del Estado.

Pilet y Cross señalan que aunque la importancia de los líderes partidistas ha sido creciente como consecuencia de la denominada presidencialización de los sistemas parlamentarios y de la personificación de la política en general no se ha dedicado demasiada atención a los procesos de selección de los líderes. Esto a pesar de que casos como la designación de Gordon Brown como líder del Partido Laborista en Reino Unido en 2007 o la de Julia Gillard de los laboristas australianos en 2010 supusieran que tomasen inmediatamente las riendas del gobierno, evidenciando aún más la gran importancia de los procesos de selección intra-partidistas.  Por otra parte, resaltan la capacidad de los partidos fuera del poder para innovar en estos procesos, en general, en la línea de abrirlos a electorados más allá de la élite partidista y empujando a los grandes partidos a imitarles en un contexto en el que una parte significativa de la sociedad demanda mayores niveles de participación, una democracia más inclusiva y más transparencia en la política.

En los trece capítulos dedicados a cada uno de los países estudiados, los investigadores determinan en primer lugar las características formales de la posición del líder en cada partido, sus principales funciones y obligaciones. En segunda instancia, se contemplan las reglas de juego determinadas en cada partido para el proceso de selección, ya sean estas propias del partido o las resultantes de una regulación legislativa; igualmente para los procesos de destitución. En tercer lugar se analizan las campañas de los candidatos en estos procesos de selección. Finalmente, examinan los perfiles de los líderes: sexo, edad, trayectoria y duración en el cargo.

El capítulo final presenta varias tablas con la información agregada de todos los casos estudiados que poseen un gran interés politológico. Los datos confirman una tendencia hacia la democratización de los procesos de selección del líder del partido, pero con desigual impacto en distintos países y tipos de partido. Más de dos terceras partes de los partidos que han democratizado dicho proceso han implementado el cambio tras una derrota electoral y desde la oposición. Los datos demuestran asimismo que los procesos más abiertos favorecen la confrontación de más de un candidato por el liderazgo del partido mientras que el resto de sistemas más cerrados tienden a procesos electorales con candidato único. Estas y otras conclusiones conducen a Pilet y Cross a valiosas reflexiones sobre la naturaleza de la política contemporánea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario