lunes, 2 de julio de 2012

Escapar de los dementores

Escena de Harry Potter (cine): Un dementor haciéndose con un alma.
El año pasado leí y me gustó mucho la clasificación que expuso Álvaro González-Alorda entre quienes te dan gasolina y quienes que te la quitan. Hoy iría más allá y a quien me esté leyendo le aconsejaría que escapase, que huyese, de ciertas personas a las que pueda considerar sus 'dementores' particulares (cada uno tenemos los nuestros). Quien haya visto las películas o leído los libros de Harry Potter sabrá que los 'dementores' son unos seres terribles, una especie de fantasmas que cuando se ponen delante de ti te absorben el alma hasta dejarte sin nada dentro. Sin llegar a tales extremos, día a día nos encontramos con que, tanto en lo personal como en lo profesional, hay personas que, por unas razones o por otras -con causa o sin ella- nos quitan la energía, malgastan nuestro tiempo, nos minan el ánimo y, en general, deterioran nuestro bienestar, sobre todo el mental.

Al igual que en el mundo fantástico de Harry Potter, con estos seres no hay nada que ganar, su capacidad destructiva es ilimitada y no se les puede reconducir ni vencer, con lo cual, repito, un simple consejo: ¡escapa de los dementores! Y, por supuesto, aprovecha tus vacaciones para alejarte lo máximo posible de ellos. Cuidado que igualmente atacan por teléfono y, por su fuera poco, ¡también se valen de las nuevas tecnologías! Suerte.

2 comentarios: